Las y los bomberos forales llevaron a cabo un 20,9% más de intervenciones que en 2019

El Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento de la Diputación Foral de Gipuzkoa realizó un total de 3.782 intervenciones en 2020, en 3.305 siniestros diferentes. La cifra supone un incremento de 654 intervenciones respecto al ejercicio precedente (+20,9%). La diputada foral de Gobernanza, Eider Mendoza, ha explicado que la subida se explica con la pandemia del COVID-19, ya que a raíz de ella se llevaron a cabo 685 desinfecciones por parte de los y las bomberas, en residencias de mayores u otros recursos sociosanitarios de Gipuzkoa. Atendiendo a los 3.305 siniestros atendidos por este servicio foral, se registraron 667 incendios (20,18%), 991 salvamentos (29,98%), 1.436 asistencias técnicas (43,45%) y 211 falsas alarmas (6,38%).

La diputada foral ha comparecido esta mañana ante los medios de comunicación para hacer un balance de las intervenciones de las y los bomberos forales de Gipuzkoa 2020, acompañada de Josu Idigoras, director foral de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento de la institución foral. Mendoza ha recordado que el año 2020 fue el año de la pandemia, lo que afectó notablemente a los servicios de emergencia. «La pandemia ha dejado clara la importancia de los servicios de emergencia. Han estado en primera línea en el trabajo contra el virus, tanto en las residencias como en otros recursos forales, y han sido fundamentales en la respuesta que como Diputación hemos dado a la pandemia», ha dicho.

La responsable foral ha explicado que, en marzo del año pasado, durante el estado de alarma y el posterior desconfinamiento disminuyeron mucho las intervenciones de emergencia, ya que se redujo drásticamente la actividad social y económica y la movilidad. «Esto hizo que en las 14 semanas posteriores a la entrada en vigor del estado de alarma los servicios habituales que prestan las y los bomberos -incendios, salvamentos y asistencias técnicas- disminuyeran considerablemente; sin embargo, dicha bajada se compensó con las nuevas necesidades generadas por la pandemia», ha explicado. Por ejemplo, hubo que realizar más intervenciones en domicilios, y además el servicio foral tuvo que realizar las citadas tareas de desinfección en diversos recursos de políticas sociales del territorio. Como consecuencia de estas dos variables, el incremento de los servicios prestados en esas 14 semanas (incluyendo los servicios extraordinarios derivados de la pandemia) fue del 64% con respecto al mismo periodo de 2019.

Mendoza ha explicado que los datos dejan clara la importancia del servicio de bomberos y bomberas forales, y ha reiterado el firme compromiso de la Diputación de Gipuzkoa con «seguir prestando el mejor servicio posible a la ciudadanía también en materia de emergencias». Como ejemplo de esto, ha recordado la decisión aprobada por el Consejo de Gobierno en abril para la compra de dos nuevos vehículos auto-escalera giratoria automática, con un presupuesto de 1,6 millones de euros. «En el caso de los bomberos y bomberas, damos prioridad absoluta a la seguridad ciudadana y a la eficacia del servicio, y nuestro compromiso es seguir por ese camino», ha añadido.