La Universidad de Deusto transforma y moderniza el conjunto de su campus de San Sebastián con la inauguración del Edificio Larramendi

La Universidad de Deusto ha inaugurado hoy, día 5 de julio, en el campus de San Sebastián el nuevo Edificio Larramendi. Con la apertura de estas instalaciones, de 12.000 m2 de extensión, el campus crece y da un salto cualitativo y cuantitativo para fortalecer su actividad docente e investigadora. La infraestructura visibiliza la apuesta de la universidad por ampliar nuevas áreas de conocimiento, así como un avance en la internacionalización y digitalización del campus. Una transformación del conjunto del campus que establecerá nuevas relaciones y colaboraciones de acuerdo a un modelo de universidad abierta a la sociedad.

El Edificio Larramendi incorpora al campus donostiarra una biblioteca con servicios y recursos para el aprendizaje y la investigación, laboratorios y salas de trabajo perfectamente equipados, instalaciones deportivas, aulas, espacios sociales y para eventos. Todo ello en un entorno completamente reurbanizado, lo que supone una actualización y modernización del conjunto arquitectónico que posibilitará la captación de talento investigador y alumnado y marcará un hito en el futuro de Deusto con su entorno.

El edificio Larramendi lleva el nombre de Manuel Larramendi, jesuita guipuzcoano del siglo XVIII, filólogo e historiador, impulsor de la lengua y la cultura vascas, que reivindicó la dignidad y valor universal de lo que es propio y singular. “Queremos que su ejemplo sirva de inspiración -según palabras del rector José María Guibert- en esta etapa de apertura en la que aspiramos como dice el lema del plan estratégico de Deusto a transformar el mundo juntos”.

Con motivo de la inauguración del Edificio Larramendi la Biblioteca ha organizado también una pequeña exposición bibliográfica en la que muestra los libros del autor que ha dado nombre a las nuevas instalaciones, el jesuita Manuel de Larramendi (1690-1766), autor del “Diccionario trilingüe del Castellano, Bascuence y Latín” y de “El imposible vencido”, entre otras obras.