La Diputación de Gipuzkoa y Emaus colaboran en la campaña “Cambia de moda, cerrando el círculo” para sensibilizar sobre los efectos de la moda ‘low cost’

Con motivo de la Semana Europea de Prevención de Residuos, el Departamento de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Gipuzkoa, llevará a cabo una campaña de sensibilización ciudadana sobre las consecuencias de la moda “low cost” junto con el Grupo Social Emaús, denominada “Cambia de moda, cerrando el círculo”. Esta mañana han visitado la carpa el diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, y el director de la Fundación Social Emaús, Javier Pradini. La propuesta se desarrollará en una carpa instalada en el Paseo Urdaneta de San Sebastián del 16 al 24 de noviembre, en horario de 10:00 a 13:30 y de 16:00 a 19:30.

En dicha carpa, se desarrollarán diferentes actividades: habrá una exposición sobre las problemáticas y consecuencias de la moda “low cost”; otra exposición sobre alternativas circulares en la gestión del residuo textil; se realizará una recogida de textil para la cual se dispondrá de un contenedor para que la ciudadanía pueda depositar la ropa que deseche y pueda ser clasificada y tratada durante toda la semana en la carpa; se llevará a cabo una simulación real y práctica de un proceso de clasificación del residuo textil que se genera en nuestros hogares; una vez clasificada la ropa, se analizará cada uno de los flujos que se generan en la valorización textil; a continuación, se realizará un ejercicio con la ropa clasificada como reutilizable y finalmente, los participantes podrán llevarse una prenda como obsequio

El diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, ha explicado que «es nuestra labor proporcionar a los ciudadanos las herramientas y el conocimiento necesario para trasladar la importancia de la moda sostenible y con ello, convertir la industria textil guipuzcoana en un motor de la economía de nuestra región».

El impacto ambiental de la industria textil es muy elevado. Así lo atestiguan algunos de los datos proporcionados en el informe “Por una defensa de la moda circular” de la Federación Europea de Empresas Sostenibles presentado este 2019: el 73% de los materiales utilizados para la ropa se envían a vertederos o se incineran. Actualmente, menos del 1% del material utilizado para producir ropa es reciclado. La producción de textiles genera emisiones de gases de efecto invernadero mayores que las del transporte internacional. Las sustancias peligrosas se escapan al medio ambiente y afectan la salud de quienes fabrican y usan las prendas. Las microfibras de plástico liberadas de la ropa en la lavadora están contaminando los océanos.

Pero estas cifras no quedan ahí. Según otro informe “Pulso de la industria de la moda 2017» elaborado por el Global Fashion Agenda y la Boston Consulting Group, se estima que, en 2015, la industria textil y, más concretamente, las prendas de vestir fueron responsables del consumo de 79 mil millones de metros cúbicos de agua y generaron 1,7 mil millones de toneladas de emisiones de CO2.

Además, en España, cada persona consume, de media, 34 prendas al año y desecha entre 12 y 14 kilos de ropa, según un informe de la Asociación Ibérica de Reciclaje Textil (ASIRTEX). Durante el periodo 2007-2015, el gasto familiar por hogar en ropa descendió, pero en cambio, se ha mantenido el número de prendas consumidas, lo que demuestra el alza de la moda a bajo precio, “low cost”.