Gipuzkoa dará “un salto cualitativo” con la apertura a finales de marzo de la autovía de Deskarga

Bergara ha acogido esta mañana la sesión ordinaria del Consejo de Gobierno de la Diputación Foral, con posterioridad a la cual se ha realizado una visita institucional a las obras de la autovía de Deskarga, que están completadas “en un 95%”, según ha anunciado el diputado general Markel Olano, acompañado por la diputada de Infraestructuras Viarias Aintzane Oiarbide. Acorde con las previsiones, la nueva carretera se terminará y entrará en servicio “a finales de marzo”. De esta manera, la Diputación completará “una de las inversiones estratégicas” de la legislatura, culminando la Rotonda de Gipuzkoa o red de carreteras de alta capacidad, iniciada hace 15 años, y que constará en total de 234,759 kilómetros en total.

Han sido 25 meses de trabajos que permitirán la puesta en marcha de una infraestructura por la que circularán diariamente más de 9.000 vehículos, muchos de ellos pesados. El Diputado General ha subrayado la dimensión del “reto” que ha supuesto sacar adelante esta infraestructura, por las “dificultades orograficas y geológicas” que plantea construir una autovía de montaña que estaba “paralizada”, a las que se suma la inestabilidad del terreno y la adversa climatología habida durante su ejecución. “Recibimos de la anterior legislatura una obra parada y con un sinfín de problemas: taludes rotos, desmontes derrumbados… Contratiempos creados en la legislatura de Bildu y que estaban bloqueados y sin solución, incluso con zonas de peligro de derrumbe de las obras hacia la carretera en uso”, ha recordado.

Según Olano, la finalización de las obras representará el “cumplimiento de la palabra que dimos hace cuatro años” a la ciudadanía de Gipuzkoa, y un “salto cualitativo” para el territorio en cuanto al equilibrio territorial, una movilidad más segura, y el impulso de la actividad económica. “Supone completar la Rotonda de Gipuzkoa, es decir, nuestra red de carreteras de alta capacidad, que permitirá que todos y todas las guipuzcoanas contemos a menos de 15 kilómetros de nuestras casas con una autopista o autovía”, ha afirmado. A su vez, Urola, Goierri y Debagoiena verán “notoriamente mejorada” su conexión y su logística, un reto fundamental para la “economía y la competitividad” del territorio, dado el peso de la industria, el tejido económico y las universidades de estas comarcas.

Ha asegurado que la repercusión de la obra va “mucho más allá” de la longitud del tramo en el que se han realizado los trabajos, contextualizándola en un “proyecto de país” en el que Gipuzkoa “será más fuerte y estará mejor comunicada” con el resto de territorios:  Debagoiena-Debabarrena con Navarra a través de la autovía de Deskarga hacia Etzegarate; Goierrialdea y Alto Urola con Bizkaia hacia la AP-1 y AP-8 por Deskarga, y con Araba a través de Deskarga con la AP-1. “No son solo 5 kilómetros de nueva autopista. Se trata de un punto decisivo que simboliza el paso del pasado a un futuro en el que contaremos con una red de carreteras capaz de hacer frente a nuestros desafíos económicos y de movilidad”, ha resumido.

Para Olano, el cumplimiento de los plazos, de los límites presupuestarios y el “éxito” de las soluciones técnicas implantadas ponen de manifiesto “el rigor y la eficacia” en la gestión, y la “solvencia” del modelo Bidegi, ya que sin los recursos de la sociedad foral hubiera sido “imposible” abordar una inversión de “41 millones”.  Ha elogiado el esfuerzo de trabajadores y empresas responsables de la obra, así como la labor del personal técnico de la Diputación y Bidegi.

Asimismo, ha recalcado la importancia de los trabajos de arreglo, y del estudio geotécnico previo realizado “en profundidad” para garantizar “la solidez” del proyecto: “Se han dado los pasos necesarios para salvaguardar la seguridad y evitar nuevos movimientos de tierras en una zona enormemente complicada. Sin prisas, pero sin pausa. Los resultados están ahí”. A su vez, se han auscultado “permanentemente” las medidas de sostenimiento adoptadas para ir comprobando la efectividad de las soluciones. El instrumental para hacer el seguimiento de los taludes ha incluido 19 inclinómetros, 9 piezómetros, 37 células de carga y 50 hitos topográficos, parte de los cuales se mantendrá para el control posterior.

 La obra ha requerido de soluciones geológicas y técnicas punteras. Consta de 11 desmontes, 9 terraplenes y 5 viaductos, con unas alturas máximas de 63, 21 y 51 metros, respectivamente, además de pilotes de gran diámetro y 16 pozos mineros para del drenaje de aguas, con una profundidad de 22 metros, equivalente a un edificio de siete pisos bajo el suelo. La iluminación empleará tecnología LED y la carretera estará preparada para la introducción a futuro de tecnología inteligente gracias a la fibra óptica. La longitud de cables de acero empleados para sostener los desmontes alcanza los 196 kilómetros.

La recuperación paisajística constituye otra parte importante del proyecto que se visualizará los próximos meses. Se han hidrosembrado 167.000 metros cuadrados (equivale a 33 campos de fútbol) y extendido 18.500 metros cúbicos de tierra vegetal. Además, se va a proceder a plantar 15.000 unidades de diversas especies y 16.000 trepadoras, cuidando el impacto visual con hierba y flora.  Cabe destacar que, como novedad, se han utilizado toneladas de compost generado gracias al esfuerzo realizado por la ciudadanía de Gipuzkoa para el reciclaje.