El Servicio de Bomberos realizó un total de 2.758 intervenciones en 2018, un 7% más

El Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento de la Diputación Foral de Gipuzkoa realizó 2.758 intervenciones de emergencia en los 2.242 siniestros registrados a lo largo del pasado año 2018. Según ha concretado el diputado de Gobernanza y Comunicación con la Sociedad Imanol Lasa, algo más de la mitad de los siniestros, el 56,16%, correspondieron a rescates y salvamentos, el 28,17% fueron incendios, y el resto correspondieron a asistencias técnicas (8,51%) y a falsas alarmas (7,15%). En comparación con el año 2017, se constata un incremento tanto en el número total de siniestros producidos en 2018 como en el número de actuaciones realizadas por el servicio foral de bomberos, que subieron en ambos casos aproximadamente un 7% respecto al año anterior.

Con respecto a los incendios, el número total de siniestros fue de 642, lo que supone una reducción de aproximadamente un 10% en comparación a los incendios registrados durante el año anterior. La mayor parte de los incendios que se produjeron durante el año 2018 fueron fuegos urbanos de pequeñas dimensiones en viviendas (257 siniestros), si bien también se registraron 43 incendios industriales en fábricas, talleres o almacenes, 44 incendios en edificios rurales o caseríos, 42 incendios forestales o de vegetación, y 116 incendios relacionados con los diferentes medios de transporte.

Al igual que en años anteriores, la mayoría de los incendios producidos durante el 2018 se produjeron durante el día (60,03%), concretamente entre las 08:00 y las 20:00 horas, con picos ascendentes tanto en las horas centrales del día como a última hora de la tarde. No obstante, se constata que en muchos casos los incendios de mayor gravedad se suelen producir de noche, ya que el tiempo de detección suele ser mayor y el incendio puede evolucionar libremente produciendo mayores daños.

En lo que respecta a rescates y salvamentos, durante el año 2018 los bomberos forales atendieron 1.280 siniestros de esta naturaleza, lo que supuso un incremento de un 4,66% en este apartado, manteniendo la tendencia alcista de los últimos años.

Del total de siniestros de este tipo atendidos, 196 actuaciones estuvieron relacionadas con los accidentes de tráfico, 487 atenciones a personas en riesgo incluyendo accesos a viviendas y rescates de montaña, 111 intervenciones relacionadas con siniestros relacionados con escapes de agua, gas o electricidad, y 249 atenciones a animales, entre los que se incluyen la retiradas de nidos de avispa asiática (vespa velutina), de las que se contabilizaron 189 actuaciones en total y rompiendo la tendencia descendente que se llevaba produciendo en los últimos años y desde que comenzó la invasión de esta especie en nuestro territorio.

En el caso de los rescates y salvamentos también fueron los fines de semana junto con los lunes cuando se produjeron mayor número de incidencias y actuaciones de este tipo, siendo especialmente significativos y relevantes por su número los relacionados con los accidentes de tráfico y las actuaciones en montaña. En cuanto a los meses que más intervenciones de bomberos acumularon, destacó octubre, seguido de los meses de febrero y septiembre.

En cuanto a las personas evacuadas o rescatadas en las intervenciones en las que participó el servicio foral de bomberos, se contabilizaron un total de 262 personas. En el 44% de las actuaciones el tiempo transcurrido desde la transmisión del aviso hasta el comienzo de la intervención fue inferior a 10 minutos. Si se toman como referencia el inicio de las actuaciones de los bomberos que se dan en menos de 15 minutos, dicho porcentaje se eleva hasta el 67,4% del total de las intervenciones. La duración media del trayecto de ida de las dotaciones de bomberos desplazadas a los siniestros fue de 11,8 minutos

En lo que respecta al tiempo de duración y resolución de las intervenciones, la duración media de las mismas fue de 1h 20 minutos y el 64,82% del total de actuaciones realizadas por los bomberos se consiguió solucionar en menos de una hora.

En lo que se refiere al Centro de Control y Comunicaciones (Bai Esan), durante el año 2018 se hizo realidad la nueva Central unificada de coordinación de emergencias para Gipuzkoa. Esta nueva central se ubica en el parque municipal de bomberos de San Sebastián y ha sido posible gracias a unuevo convenio de cooperación interinstitucional entre la Diputación Foral de Gipuzkoa y el Ayuntamiento de San Sebastián. “Está suponiendo un gran avance tecnológico y de atención a la emergencia en Gipuzkoa ya que cuenta con unas modernas instalaciones, y ha sido dotada de equipos informáticos y de telecomunicaciones de última generación, lo que ha supuesto la materialización de uno de los proyectos importantes enmarcados dentro del Plan estratégico Gipuzkoa Babestu 20_30, destinado a modernizar y mejorar la atención a la emergencia en Gipuzkoa en la próxima década”, ha afirmado Lasa.

Gipuzkoa Babestu 20_30 aspira a sentar las bases de la atención a las emergencias del futuro en Gipuzkoa, reorganizando los parques y reforzando los medios materiales y humanos del Servicio, “priorizando así la seguridad de la ciudadanía y la calidad y la eficacia del servicio”, ha subrayado Lasa. “Tenemos una magnífica herramienta a largo plazo para acometer una renovación del Servicio a largo plazo, que es necesaria. Una herramienta validada por los propios bomberos y bomberas, y fruto de la colaboración entre agentes. Ese es el camino a seguir los próximos años para implementarla”, ha concluido.