Lurraldebus amplía al domingo sus servicios a los Hospitales de San Sebastián

El Diputado de Cultura, Denis Itxaso ha presentado hoy la oficina KBulegoa de apoyo a los agentes culturales de Gipuzkoa con políticas de acompañamiento y asesoramiento que van más allá del mero apoyo económico, ya que los sectores culturales se enfrentan a grandes dificultades y precisan de nuevos instrumentos de mediación más eficientes que respondan a las necesidades de un contexto cada vez más complejo y global. Este acompañamiento va a suponer por parte de la Diputación una implicación continuada en el proceso de desarrollo de las empresas culturales y creativas a las que ofrece apoyo. Incluirá asesoramiento a creadores, asociaciones, organismos y empresas que trabajan en pro de la cultura, para generar las mejores condiciones para el desarrollo de este sector por un doble motivo: por su importancia en el desarrollo social, económico y cultural de la sociedad y por su potencia como sectores generadores de empleo y riqueza.

KBulegoa, será gestionada por personal con una larga trayectoria de colaboración con agentes culturales de Gipuzkoa, ofrecerá sus servicios desde el centro de Donostia, a pie de calle, en Reyes Católicos 16 (en el mismo edificio que Komikigunea) en un horario que incluirá una novedosa apertura por la tarde y con voluntad de llegar, de manera tanto física como virtual, a todo el territorio guipuzcoano. El horario es de 11h a 13h y de 16h a 20h. El teléfono es el 943 113343 y el correo electrónico KBulegoa@gipuzkoa.eus

KBulegoa es, por tanto, una estructura que informará de los programas de ayudas del Departamento de Cultura, efectuará labores de acompañamiento a esos agentes, buscando una mejora en la eficacia y la gestión, persiguiendo una mejor distribución de recursos y un uso más eficiente de los mismos, colaborando en el establecimiento de redes y acuerdos entre agentes

“KBulegoa va a abrir una nueva ventana para que los agentes culturales se nos acerquen. Pero también pretendemos acercarnos nosotros a los laboratorios, talleres y espacios creativos y culturales donde están germinando nuevas ideas y proyectos. La Oficina, en suma, no será de gestión, sino de intermediación, funcionará la comunicación (bidireccional), ayudará a los interesados a presentar solicitudes y al desarrollo de sus proyectos¸ y, sobre todo, facilitará que los nuevos agentes culturales, todo aquel que tenga alguna idea o pretensión de índole cultural, los que tienen menos experiencia en el mundo de la burocracia y no sepa muy bien cómo actuar, se nos acerquen. La oficina además nos va a dar información detallada no sólo de lo que hacen, sino, también, de quién se mueve en el mundo cultural y qué intereses y necesidades plantea”, ha explicado Itxaso.