La recaudación acumulada en Gipuzkoa crece un 3,4% hasta junio respecto al año anterior

La recaudación acumulada en Gipuzkoa ha crecido un 3,4% hasta el mes de junio respecto al mismo periodo del año anterior. En concreto, la mejora se traduce en 52 millones de euros más que en el ejercicio precedente. La subida se explica por la buena evolución de los impuestos directos, en especial el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y el Impuesto sobre Sociedades, así como los incrementos registrados en el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). En el lado opuesto de la balanza, bajan lo obtenido por ajustes del IVA con el Estado, debido a la distorsión que provocan los ingresos extraordinarios obtenidos en 2017 tras el acuerdo del Cupo.  

El diputado foral de Hacienda y Finanzas, Jabier Larrañaga, ha hecho una lectura positiva de los datos, recordando que aunque parece haberse aminorado el crecimiento respecto a meses anteriores, “seguimos por encima de un 2017 de récord y en el que además tuvimos unos ingresos extraordinarios provenientes del acuerdo del Cupo”. “Los indicadores principales, los tributos directos que son competencia nuestra, han crecido un 15,1%, una cifra verdaderamente excepcional, y los impuestos principales están teniendo una evolución muy positiva. No obstante, cabe recordar que todavía no tenemos los resultados de las principales campañas, por lo que tenemos que ser prudentes”, ha añadido el responsable foral.

En el ámbito del impuesto sobre la Renta, la Hacienda foral ha recaudado hasta la fecha 41 millones más (+5,8%) por rendimientos del trabajo. Las retenciones sobre ganancias patrimoniales, por su parte, han crecido 7,8 millones de euros (+79,8%), y las retenciones sobre capital mobiliario se incrementan en 0,8 millones (+3,6%). De este modo, el saldo global del IRPF también es positivo, ya que se han recaudado 60 millones más (+11,2%) que en el ejercicio precedente.

En lo que respecta al Impuesto sobre Sociedades, los ingresos de la cuota diferencial neta, concepto que grava los beneficios de las empresas, aumentaron en 18,4 millones: los ingresos brutos disminuyeron 9,2 millones, mientras que las devoluciones se redujeron en 27,5 millones. Por último, en lo que respecta al IVA que gestiona la Diputación Foral, la recaudación creció un 7,5%, es decir, se recaudaron 38 millones más: los ingresos se incrementaron en 17,6 millones (+4,5%), se devolvieron 12,7 millones más (+4,3%) y el ajuste interterritorial del IVA subió en 10,5 millones (+10,4%).