La Diputación apoya el despliegue de 15 proyectos ligados a la nueva movilidad en Gipuzkoa

La Diputación ha aprobado la concesión de las ayudas correspondientes al programa ‘Smart Mobility Industry’ para el impulso del sector de la nueva movilidad en Gipuzkoa, por un montante total de 690.000, del que se beneficiarán un total de 20 empresas, centros de investigación y entidades. Esta iniciativa tiene como objetivo impulsar la transformación del tejido económico del territorio, orientando su actividad hacia nuevos nichos de negocio relacionados con la nueva movilidad, concretamente la ligada a la electromovilidad, la infraestructura de carga y la conducción autónoma, apoyando al tejido empresarial ya existente, y potenciando su capacidad de diversificación y adaptación para hacer frente a nuevos retos y necesidades

Según ha dado a conocer el diputado de Promoción Económica, Turismo y Medio Rural Jabier Larrañaga, las ayudas se dividen en tres líneas. La primera de ellas, a la que se destinan 202.396 euros, impulsa el desarrollo de de proyectos piloto de demostración tecnológica relacionados con la nueva movilidad. Se apoyarán 3 iniciativas que involucrarán a 8 agentes, 2 de ellas colaborativas, entre las que se encuentran una el desarrollo de demostradores tecnológicos para electromovilidad y almacenamiento de energía en célula láser, un sistema de gestión de energía inteligente de código abierto, o una infraestrutura de recarga para los barcos eléctricos cuando están en el muelle. Lortek, Azti, Elkor, o los CIFP de Usurbil y Lezo son algunas de las entidades participantes.

La segunda línea apoya proyectos de reflexión estratégica, reorientación de negocio, diversificación, transformación digital, análisis de mejora competitiva o de reorganización de cualquiera de los procesos de la empresa. En este caso, se destinan 75.000 euros, para el impulso de la diversificación sectorial hacia la movilidad eléctrica y el Intraemprendimiento entre las empresas, de la mano de la Cámara de Gipuzkoa, y para ejecutar la hoja de ruta trazada a partir de la anterior iniciativa en la empresa CEG, partiendo de un estudio de mercado.

Por último, la tercera línea se enfoca a la innovación tecnológica, con una dotación total este año de 412.604 euros. Impulsa proyectos de innovación tecnológica dirigidos a la creación de nuevos productos o procesos productivos, o a su mejora significativa, alineados con los ámbitos definidos por la estrategia MUBIL en el ámbito de la nueva movilidad -electromovilidad, infraestructura de carga y conducción autónoma-. Este año se apoyan 7 proyectos que involucran a 10 agentes, entre los que se encuentran Kimua, Katea Legaia, Efiner, Kaize, Gureak, Ulma o Mobilsafe. .

Las temáticas que trabajan son variadas: una nueva generación de patinetes eléctricos industriales para la manipulación de cargas; la industrialización y puesta en marcha de procesos de montaje de sistemas de almacenamiento de energía para el sector ferroviario; un producto para la gestión de las recargas de vehículos eléctricos dentro de los estacionamientos privados ubicados en comunidades de propietarios; una infraestructura de cargador eléctrico para ser instalada a la intemperie y así satisfacer el mercado de hospitales, empresas o centros comerciales; un modelo de simulación del comportamiento de trenes de potencia híbridos en vehículos alimentados por pila de hidrógeno; o el análisis y estudio de datos mediante ‘big data’ para la prevención de eventos peligrosos en la conducción.

Jabier Larrañaga ha valorado positivamente la respuesta de los agentes de Gipuzkoa a esta convocatoria. “Para fortalecer nuestra economía, debemos apostar por la transformación competitiva de la industria a través de la especialización inteligente, trabajando los ámbitos en los que ya contamos con importantes fortalezas. La movilidad es uno de ellos. Uno de nuestros objetivos es fomentar la colaboración y la experimentación entre distintos agentes, sumar distintas capacidades que nos lleven a implantar los avances que se están realizando en este campo y generar nuevos modelos de negocio de base tecnológica. Creemos que los proyectos son reflejo del dinamismo de nuestro tejido empresarial y nuestros centros de conocimiento en un ámbito crucial para construir la economía del futuro como es la nueva movilidad”.

Así, al igual que el año pasado, que en las bases se ha valorado el nivel de colaboración, coordinación y alineamiento de los proyectos con iniciativas impulsadas desde el Centro de Movilidad Inteligente y Sostenible MUBIL, favoreciendo de esta manera las sinergias y el trabajo compartido con el centro. Con esta medida, se quiere maximizar las capacidades y el conocimiento de MUBIL en la definición, despliegue o seguimiento de los proyectos.

El diputado ha destacado que la coyuntura actual, “marcada por el encarecimiento de la energía y del combustible, nos recuerda que tenemos que prepararnos con más fuerza para un nuevo escenario. La movilidad ya estaba inmersa en una revolución marcada por la conectividad, el vehículo autónomo, y la descarbonización ante el cambio climático, y la situación que vivimos hace que tengamos que acelerar las transformaciones que nos permitan adaptarnos y fortalecernos como territorio. En Gipuzkoa tenemos muchas empresas ligadas a la automoción y a la movilidad en general. Estos cambios conllevan desafíos desafíos, pero también nuevas oportunidades, y cuanto antes demos pasos para aprovecharlas mejor nos posicionaremos, y mayor será el beneficio para toda la sociedad”.