Gipuzkoa activa su estrategia para combatir la soledad no deseada

Esta mañana la Diputación Foral de Gipuzkoa ha dado a conocer la activación en el territorio de una estrategia conjunta para combatir la soledad no deseada entre las personas mayores. En la presentación han participado la diputada foral de Políticas Sociales, Maite Peña, la directora de Adinberri, Rakel San Sebastian y la investigadora de Matia Fundazioa, Sara Marsillas. Mediante la estrategia ‘Bakardadea-K. Gipuzkoan pertsonak konektatzen’, se marcará una hoja de ruta para hacer frente al reto de la soledad a través del fortalecimiento de los vínculos sociales y comunitarios, “todo ello en base a un proceso participativo territorial y una construcción colectiva”, ha apuntado Maite Peña.

La diputada ha subrayado la relevancia de hacer frente a la soledad no deseada entre las personas mayores, “más aún en el contexto que nos ha impuesto la COVID-19, el cual ha agudizado el reto de preservar la salud y el bienestar de las personas mayores, muy vulnerables a los efectos del virus”. Maite Peña ha añadido que “se trata de un reto de primer nivel, pero nos movemos en un contexto de oportunidad”. La clave, reside en abordarlo de forma colaborativa: “Es un reto social colectivo, aunque sea un tema personal, tiene un alto impacto en la sociedad, y necesita de una estrategia global y compartida. Por eso, ‘Bakardadea-K’ se basa en la participación, con una visión muy amplia e integradora”.

Se trata de una iniciativa impulsada por la Diputación Foral de Gipuzkoa y Adinberri, con la participación y colaboración de personas expertas del ámbito sociosanitario, personal investigador, ayuntamientos y entidades del tercer sector social. El equipo viene trabajando en el diseño de la estrategia desde comienzos de año, y en él, además de profesionales de Adinberri y de los departamentos forales de Políticas Sociales y Gobernanza, participan Javier Yanguas y Mayte Sancho como personas expertas en gerontología, Mª Luz Peña de Osakidetza, Eva Salaverria del Ayuntamiento de Donostia, Sara Marsillas como investigadora de Matia Fundazioa y Maribel Pizarro del Teléfono de la Esperanza. Paralelamente, se están construyendo grupos sectoriales con el objetivo de ampliar y desarrollar una red de redes, en los ámbitos de la salud, del tercer sector e intergeneracionales.

“Profundizaremos en los cuidados, en el rol que debe jugar cada agente, en impulsar las relaciones intergeneracionales, aprovechando la innovación sociosanitaria y tecnológica”, ha apuntado la diputada. Todo ello desde el empoderamiento de las personas, desde la escucha a las personas mayores y desde lo comunitario: “Nos enfrentamos a una realidad muy compleja, hemos dado los primeros pasos, y de aquí en adelante, seguiremos trabajando desde esa perspectiva integradora, desde una base que hemos construido contando con aquellos estudios e iniciativas ya emprendidas en el territorio, y promoviendo proyectos innovadores que den respuesta al reto de la soledad”, ha completado Maite Peña.

Hasta la fecha, y con el objetivo de complementar la fase de diagnóstico, se sigue ultimando el Mapa de la Soledad en Gipuzkoa. Tal y como ha explicado Rakel San Sebastian, “se ha realizado un mapeo del conjunto de iniciativas en torno a la soledad de las personas mayores impulsadas desde los ayuntamientos u otras entidades locales, la cual seguiremos completando con todas las nuevas iniciativas que puedan ir surgiendo. Es una información muy valiosa y que, sin duda, nos da una perspectiva de lo que ya se está haciendo, una parte fundamental en la construcción de la estrategia”.

En palabras de la directora de Adinberri, y en cuanto a la hoja de ruta a seguir en los próximos meses, en el mes de octubre finalizará la redacción del documento de bases y se ultimará el diseño del proceso participativo, la cual se ejecutará en los dos meses siguientes a través de workshops a lo largo de diferentes municipios y comarcas de Gipuzkoa. Para final de año, se completará la estrategia con todas las aportaciones recogidas, y el plan de actuación estará listo para poder empezar a ejecutarlo en 2021.