El PSE-EE denuncia una campaña de vigilancia y control de basuras por parte del equipo de gobierno

ERRENTERIA. En rueda de prensa los socialistas han denunciado públicamente las medidas que está llevando a cabo el equipo de gobierno de Errenteria formado por EHBildu y Podemos en materia de residuos. Las medidas que se vienen realizando son de control y verificación de bolsas de basura depositadas en los contenedores marrones que se está llevando a cabo en diferentes barrios con la intervención de Zerbitzu y distintos Departamentos del Ayuntamiento (Mantenimiento Urbano, Medio Ambiente y Policía Local), solo con la intención de controlar las basuras depositadas por los vecinos, buscando infracciones, que a nuestro entender atentan contra la intimidad de los vecinos y vecinas.

El procedimiento consta en recoger bolsas de los contenedores marrones y clasificarlos por zonas y contenedores al que pertenece. A continuación, se abren las mismas con el fin de ver si está debidamente realizada la separación, y si no lo está, se buscan en las bolsas abiertas pistas, indicios y evidencias para saber qué comercio o vecino la ha depositado. La policía local fotografía los residuos y localiza a los infractores para hacer el correspondiente informe.

Los socialistas en la rueda de prensa han informado que han tenido constancia de dichas medidas a raíz de un escrito de Comisiones Obreras en el Ayuntamiento. En este escrito, además de relatar cuales son las medidas que se están llevando a cabo y de qué manera (tal y como las he explicado antes) solicitan la suspensión de la actividad entre otros motivos, porque “en la EVALUACIÓN DE RIESGOS LABORALES de la POLICIA LOCAL no se encuentra reflejada dicha actividad ni sus riesgos”. Además, dicen no creer la justificación que se utiliza para esta campaña y la consideran una “intromisión ilegítima en la intimidad”. Según el escrito de Comisiones Obreras, “sencillamente el dispositivo está mal montado y vulnera la privacidad de los vecinos sin motivo concreto”.

El Grupo Socialista en el municipio denuncia que esta decisión se ha tomado de forma unilateral, rompiendo el consenso que teníamos en materia de residuos. “Hace apenas un año y medio que aprobamos un Plan de Residuos consensuado y basado en la información y concienciación. Esta campaña que se está realizando es inaceptable, ya que se sale de los acuerdos unánimes a los que habíamos llegado todos los grupos”.

Para los socialistas “Consideramos muy graves las medidas que desde EHBildu y Podemos se han adoptado e igualmente nos parece grave la falta de transparencia al no informar a la ciudadanía y al romper los consensos que hasta ahora habíamos formado sin facilitar ninguna participación al respecto. Gracias a las medidas que entre todos habíamos puesto en marcha se ha conseguido llegar a una tasa del 60% de reciclaje”.

Terminan la rueda de prensa aluciando a la petición de suspensión de dichas medidas “Mostramos nuestra más rotunda repulsa e indignación ante estas medidas que consideramos muy graves y que no tienen fundamento y exigimos su inmediata suspensión. Registrar e inspeccionar la basura entendemos que es una forma de intromisión ilegítima en la privacidad e intimidad de los vecinos, derecho Constitucional que se tiene”.