Diputación subvenciona el ahorro energético en 57 equipamientos municipales

El departamento de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Gipuzkoa subvencionará con 1.025.000 euros 57 proyectos para impulsar el ahorro y la eficiencia energética en los municipios. Un total de 45 ayuntamientos, además de la agencia comarcal de desarrollo del Bajo Deba y dos patronatos municipales de deportes, son los beneficiarios de estas ayudas.

 

 

Las subvenciones aprobadas corresponden a actuaciones de mejora energética en edificios e instalaciones públicas, como modernización del alumbrado público o la instalación de sistemas solares, de intercambio geotérmico, de biomasa o eólicas, la adquisición de vehículos eficientes, además de campañas de sensibilización, entre otras.

 

Entre las actuaciones que la Diputación subvencionará para reducir el consumo energético destaca por su carácter novedoso la instalación de un sistema que permitirá usar la energía de las fuentes termales que existen en el entorno para mediante una bomba de calor calentar las piscinas municipales de Azpeitia. El proyecto prevé que el 80% de la demanda anual de energía para calentar los vasos de las piscinas provenga de las fuentes termales, lo que supondrá un ahorro anual de 41.000 euros. La inversión se amortizaría así en poco más de seis años.

 

Otro ejemplo de las actuaciones que Diputación contribuirá a acometer es el uso de biomasa para cubrir las necesidades energéticas del gaztetxe, la casa de cultura y el centro escolar de Legorreta.

 

El albergue de montaña de Arritxulo Mendi, en Oiartzun, que también verá mejorado su sistema energético que será más sostenible, es también  una muestra de las acciones que se acometerán con las subvenciones que aporta la Diputación. Este albergue fue pionero a la hora de utilizar energías alternativas y sirvió de modelo para otros establecimientos hosteleros de montaña. Utiliza tanto energía solar como hidráulica, gracias al aporte de un nacedero. Sin embargo, en momentos de estiaje el sistema no podía cubrir las necesidades y era necesario recurrir a un grupo electrógeno. Para evitar el consumo de combustible fósil que supone el generador se va a ampliar el sistema fotovoltaico, de modo que sea capaz de cubrir las necesidades energéticas del albergue durante todo el año.