Diputación ha remitido a los centros residenciales y de día de Gipuzkoa el protocolo a seguir para “prevenir y actuar” ante el COVID-19

El Departamento de Políticas Sociales de la Diputación Foral de Gipuzkoa ya se ha enviado el documento con las medidas a seguir en las residencias y centros de día de personas mayores y de discapacidad del territorio. Estas medidas se basan en el documento enviado desde Osakidetza, y se han adaptado las indicaciones a la configuración y capacidad de cada servicio. La portavoz foral Eider Mendoza ha recordado que “actualmente estamos en fase de prevención y contención”, pero que el protocolo diseñado recoge medidas también en caso de contagios.

Tras la reunión celebrada entre el Departamento de Políticas Sociales, Salud, Osakidetza y entidades gestoras de residencias y centros de día, y después de recibir el protocolo preparado desde Osakidetza, desde el Departamento de Políticas Sociales se ha preparado un documento, remitido ya a los centros, donde también se recogen las aportaciones realizadas por los propios centros. Esas medidas se resumen de la siguiente manera:

Medidas preventivas a adoptar por familiares y/o visitas a personas usuarias:
– Se extremarán las medidas de higiene de manos e higiene respiratoria.
– Se realizará el control sobre el acceso. Se limitarán las visitas en número (uno por usuario) y frecuencia, así como habilitar un único punto de acceso al centro.
– Si presentan fiebre y/o síntomas respiratorios agudos, deberán abstenerse de realizar visitas.
– Medidas preventivas para personas usuarias de centros:
– Se extremarán las medidas de higiene de manos e higiene respiratoria.
– Se limitarán las actividades grupales que provengan del exterior.
– Las personas usuarias de centros de atención diurna con fiebre o síntomas respiratorios agudos, no podrán acudir al centro.
– En el caso de detectar usuarios de centros residenciales con fiebre y/o síntomas respiratorios agudos se seguirá el siguiente procedimiento:
– Se aplicará el protocolo de actuación vigente en el centro para estos casos.
– En el caso de personas identificadas como ‘contactos’ por Salud -Pública, se determinarán las pautas de actuación correspondientes.
– El protocolo de actuación y aislamiento implicará la realización de un plan de contingencia adecuado a cada situación y circunstancia.

Medidas preventivas para el personal:
– Se extremarán al máximo las medidas de higiene de manos con agua y jabón (entre residente y residente, antes y después del contacto con superficies en espacios comunes y utilización de equipos compartidos).
– Se deberá usar mascarilla quirúrgica durante el contacto con usuarios que presentan clínica respiratoria.
– Se extremará la higiene de objetos laborales y personales, además de la desinfección e higiene en todo el centro y en áreas comunes.
– Profesionales con fiebre o clínica respiratoria aguda se abstendrán de acudir a su puesto de trabajo y deberán contactar con la Unidad Básica de Prevención.
– A su vez, los profesionales que han sido considerados ‘contactos’ serán controlados por Salud Pública y la Unidad Básica de Prevención.
– Los profesionales que atiendan pacientes sospechosos, aplicarán el protocolo indicado desde Salud Pública en cada momento.

Además, se tomarán medidas complementarias como la colocación de carteles informativos en lugares visibles; la formación en seguridad y prevención para todo el personal asistencial; la creación de equipos de trabajo en cada residencia para mantener activos los canales de coordinación con Osakidetza, Salud y Diputación; y la articulación de canales de comunicación con usuarios y familias (en ningún caso mediante reuniones grupales informativas). La portavoz ha añadido que “hoy mismo” se enviará una carta informativa a todas las familias dando cuenta del protocolo diseñado, y que a partir de este momento la comunicación se realizará desde los propios centros.

Mendoza ha añadido que este protocolo está motivado por la “especial vulnerabilidad” de las personas mayores, y porque “la concentración de personas en un medio cerrado aumenta el riesgo de contagio para cualquier enfermedad que se transmita por vía aérea”. Por tanto, esas circunstancias hacen necesaria “la generación de un marco preventivo y de tratamiento que permita conservar la salud de las personas residentes y sus familiares”.

La portavoz ha concluido recordando que “la realidad actual es muy cambiante” y que el protocolo preparado “no es algo estanco, sino que recoge una serie medidas con capacidad de ser adaptadas a lo que cada situación requiera”. “Lo que buscamos es que las pautas marcadas sean lo más efectivas posibles, y para eso, la flexibilidad y la capacidad de adaptación son fundamentales”, ha añadido la portavoz. Además, “al tratarse de un asunto de salud pública”, Mendoza ha subrayado que “seguimos en todo momento las órdenes de Salud y Osakidetza, ya que estamos en constante coordinación y comunicación con sus equipos”.