Cuatro estudiantes de Física participan en el concurso ‘Plancks 2022’ en Múnich

El concurso de física ‘Plancks 2022’, el más importante de esta disciplina, está organizado por la International Association of Physics Students (IAPS), se celebrará del 5 al 8 de mayo en Múnich, cuenta este año con representación vasca, ya que uno de los equipos participantes está formado por cuatro estudiantes del Doble Grado en Física e Ingeniería Electrónica de la UPV/EHU. Jaime López, Gabriel Ybarra, Marco López y Carmelo López (que se presentan como el equipo RODINYER), lograron el billete a Múnich tras clasificarse como subcampeones en las preliminares nacionales de Plancks 2022.
Al ser un concurso internacional, participan 40 equipos de 28 países de todo el mundo, los cuatro estudiantes de la UPV/EHU imaginan que la competencia será muy grande, lo que no es óbice para que viajen “ilusionados” y con ganas de participar. “Es cierto que llegar hasta la fase internacional de PLANCKS se debe a que durante estos 4 años del grado hemos trabajado bastante, pues la Física no es fácil: requiere una serie de habilidades, principalmente, rigor y capacidad de abstracción. Pero, por otro lado, hay que decir que nos encanta lo que estudiamos. Además, estamos en la universidad, por lo que nos lo hemos pasado bastante bien. Al fin y al cabo, eso es lo que se supone que tenemos que hacer los estudiantes, ¿no?”, se pregunta Gabriel Ybarra.
España organizó las preliminares el 4 marzo de este año, en las que participaron 48 equipos estatales, esto es, cerca de 200 participantes de 16 universidades diferentes. En estas primeras pruebas, el equipo RODINYER se clasificó como subcampeón y pasar a formar parte de PLANCKS 2022. Para los concursantes de RODINYER, las pruebas preliminares fueron una buena oportunidad para adquirir confianza. “Como no estamos acostumbrados a resolver problemas en grupo, fue interesante estar unas horas trabajando juntos. Es cierto que se nos hizo un poco raro de primeras, y preferimos dividirnos los problemas individualmente. A medida que se nos atascaban cuestiones, nos empezamos a organizar mejor. Lo que no sabía hacer uno, lo hacía otro, y así íbamos avanzando poco a poco. Nos gustó mucho la dinámica que desarrollamos”, celebra Jaime López.
Cooperación
Lo que más atrae a los cuatro participantes no es el propio concurso, si no el hecho de que van a pasar unos días en un ámbito internacional compitiendo y, “lo más importante” cooperando con otros físicos.
“Por mucho que el evento principal en Múnich sea la competición, la física se ha construido principalmente a partir de la cooperación de innumerables personas a lo largo de la historia. Es por eso, en parte, la razón por la que no le damos ‘tanta’ importancia a la competición en sí. Para nosotros el evento principal no es la propia competición, si no el hecho de juntarnos con un grupo plurinacional que comparte el gusto por una misma disciplina, la física”, revela Marco López.
Este concurso anual es un evento de cuatro días de duración con numerosas actividades, aparte de la competición en sí, en la que participan los 40 equipos de los cinco continentes. El programa se complementa con conferencias, impartidas por científicos de renombre, como Reinhard Genzel (Nobel de Física de 2020) o Ignacio Cirac (galardonado con el Wolf y el Premio Princesa de Asturias). Durante el concurso, los estudiantes deberán enfrentarse a varios problemas de física, de temas tan diversos como pueden ser los relacionados con la mecánica clásica, la óptica aplicada o la cosmología. Así, los estudiantes, encuadrados en equipos de 3 o 4 miembros, resuelven 4 problemas de física teórica en el plazo de tres horas.
“Aunque formalmente vamos a acudir a un concurso, para nosotros el mayor premio es poder acudir a un evento como este, con charlas de científicos de prestigio y gente con intereses similares. Al fin y al cabo, lo importante es vivir la experiencia y disfrutar de esta oportunidad única. No queremos que hacerlo mal en la competición nos arruine el viaje. Ganar o no pasa a un segundo plano”, especifica con modestia Carmelo López.