Adif adjudica las obras para la rehabilitación del puente ferroviario internacional sobre el Río Bidasoa

Adif ha adjudicado el contrato de obras para la reparación del puente internacional sobre la desembocadura del Río Bidasoa, un proyecto que permitirá mejorar la estructura de conexión ferroviaria y conservar una infraestructura de gran valor histórico-artístico.

Las obras se han adjudicado a la empresa ASCH Infraestructuras y Servicios, por un importe de 1.080.908,92 euros (IVA incluido) y con un plazo de ejecución de 10 meses.

El puente, de 136,13 metros de longitud, es una estructura que se construyó en la década de 1860 como conexión de la línea Burdeos-lrun, en el punto kilométrico (p.k.) 233/251, y la línea Madrid-Hendaya, en el p.k. 641/181, lo que lo convierte en una estructura internacional, que da servicio al transporte de viajeros y mercancías.

Se trata de una magnífica obra de la ingeniería de puentes del siglo XIX y, dado su carácter internacional, tiene una configuración monumental notable y arraigada en el paisaje de la bahía de Txingudi, en la desembocadura del río Bidasoa.

El puente soporta una vía doble y electrificada. La vía izquierda (vía francesa) es de ancho estándar, de 1.435 mm de anchura, y la vía derecha (vía española) es de ancho ibérico, de 1.668 mm.

Debido al paso del tiempo y las condiciones climáticas, es necesario acometer labores de reconstrucción en la cimentación de dos de sus pilas, así como de recubrimiento de bóveda del vano 3, lo que permitirá que mejore de forma notable el comportamiento estructural del puente y, por tanto, la fiabilidad de las circulaciones de trenes sobre el mismo.

Las obras contradas incluyen otras actuaciones como son la reparación de los paramentos de fábrica, tanto en lo que se refiere a durabilidad de la estructura, como al aspecto estético con vegetación enraizada, deterioro de sillares, vesiculación de escudos, manchas, lavado de juntas, o fisuras, entre otros daños.

Principales actuaciones
En concreto, las actuaciones previstas incluyen la instalación de un andamio y el traslado y acopio del material, con ayuda de dos plataformas flotantes, para dar paso a las reparaciones de las pilas.

A partir de ahí se creará una zona libre de corrientes, con la consiguiente limpieza del área, para asegurar un adecuado apoyo del hormigón del relleno. Se procederá al hormigonado en los huecos de la cimentación de las pilas y la construcción de escollera en todo el perímetro de las mismas.

Para la reparación de la bóveda del vano 3 se procederá a la limpieza,colocación de varillas de acero inoxidable e inyección de resina, colocación de tela metálica galvanizada, y a la posterior proyección de hormigón, entre otras actuaciones, que terminen simulando las piezas de fábrica existente.