4000 espectadores en la XXX edición del Festival de Teatro de Bolsillo

El balance de la 30 edición del Festival de Teatro de Bolsillo por parte de las casas de cultura ha sido muy positivo en cuanto a organización y respuesta ciudadana. En este año marcado por el Covid19 se han acercado alrededor de 4.000 espectadores a disfrutar del teatro, el humor, los títeres, la música y el cabaret del 24 de septiembre al 10 de octubre.

El festival ha regresado en otoño tras su aplazamiento en febrero y como gran novedad, se ha realizado casi en su totalidad en carpas situadas en exterior para garantizar las normas de seguridad y sanitarias vigentes en cada momento. Las limitaciones han impedido la programación habitual en bares y otros espacios ya habituales, por lo que la organización ha optado por crear escenarios adecuados para el pùblico en 3 plazas y fines de semana.

En total han sido 17 las compañías que han participado ofreciendo un total de 32 funciones repartidas en 8 escenarios distintos. Como en otros años, esta vez también se le ha prestado atención especial a la creación vasca y 16 funciones han sido en euskera. Las compañías han mostrado su agradecimiento tanto a Donostia Kultura, por apostar por el sector y el festival en la coyuntura actual, como al público, por volver a asistir sin miedo y con ilusión a sus espectáculos. La respuesta de los espectadores ha sido inmejorable, y no solamente acudiendo en gran numero a carpas y espectáculos, sino también cumpliendo las normas de seguridad.

El festival también quiere agradecer al publico la gran acogida realizada a una versión distinta pero adaptada a la situación sanitaria. El Festival de Teatro de Bolsillo siempre ha contado con un publico fiel que no ha fallado y ha seguido sumando nuevos espectadores a un evento ya clásico en la programación cultural donostiarra.

Por último, queremos destacar también que esta propuesta adaptada a las circunstancias se trata de un ejemplo del trabajo diario de las casas de cultura, que al ser equipamientos cercanos a la ciudadanía, aportan una mirada distinta a las programaciones culturales de la ciudad.